¡Bienvenidos!

¡Bienvenidos al blog de la clase de 4 años A CEIP Miguel Hernández de Laguna de Duero (Valladolid)!
Aquí podréis informaros y pasarlo muy bien con todo lo que hacemos en nuestro clase: actividades, juegos, fiestas, excursiones....

domingo, 10 de marzo de 2013

LA MASCOTA DE NUESTRA CLASE

La semana pasada la profe nos contó un cuento titulado "LA TORTUGA", que nos gustó mucho y nos hizo pensar...En el cuento conocimos a una tortuga que nos ha enseñado a solucionar nuestros problemas y auto controlarnos.  La profe nos ha contado que es una técnica de relajación, que nos va a ayudar a controlar nuestras conductas y a tener una imagen más positiva de nosotros mismos.

Tras escuchar el cuento, dramatizamos la sensación de frustración de la tortuga y su intento de introducirse en su  caparazón para vencer sus sentimientos de rabia, de preocupación, de furia...Así escenificamos meternos en nuestro caparazón pegando la barbilla con el pecho y apretando nuestros puños.

La profe nos ha invitado ha utilizar esta técnica en aquellos momentos que tengamos ganas de resolver situaciones agresivamente. Y para reforzarnos nos ha traído a clase una tortuguita de verdad.

Todos tenemos que aprender a cuidar nuestra mascota y entre todos hemos decidido que se llamaría NUBE. Hemos decidido un nombre neutral porque todavía no sabemos si es hembra o macho.

¿Queréis conocer a nuestra mascota?


Iker nos ha traído un tortuguero y comida para nuestra nueva amiga. Cada día, el capitán y su ayudante, es el encargado de cambiar el agua y alimentar a nuestra mascota. Pero la verdad, es que no come nada, ya que está hibernando. Por eso, queremos que llegue Mayo para ver a nuestra mascota jugar y nadar.

A algunos capitanes no nos gusta mucho cogerla con nuestras manos, pero siempre algún compañero o compañera nos ayuda. 





Y para que no olvidemos nunca a nuestra amiga la tortuga y su técnica de relajación, hemos colocado en un lugar visible de nuestra clase, una gran tortuga de cartulina, decorada entre todos. 










Es preciso que hagamos saber al niño lo difícil que le resultará al principio darse cuenta de que está enfadándose mucho, por ello debemos decirle que le ayudaremos a darse cuenta pronunciando la palabra “tortuga” para que él se retire a un lugar tranquilo (su habitación) y se meta en su caparazón. Siempre que utilice esta técnica le recompensaremos (caricias, halagos, una golosina..). Del mismo modo, una vez aprendida, animaremos al niño a que haga uso de esta técnica de relajación cuando se encuentre ante situaciones de frustración a lo largo de su vida. 

Quizá a nosotros, los adultos, también nos vendría bien utilizar esta técnica es nuestras situaciones diarias. Así que...¡A practicar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario