¡Bienvenidos!

¡Bienvenidos al blog de la clase de 4 años A CEIP Miguel Hernández de Laguna de Duero (Valladolid)!
Aquí podréis informaros y pasarlo muy bien con todo lo que hacemos en nuestro clase: actividades, juegos, fiestas, excursiones....

martes, 9 de abril de 2013

Semana Santa y la leyenda del Conejo de Pascua

Antes de irnos de vacaciones, conocimos dos leyendas del Conejo de Pascua. ¿Queréis conocer las historias con nosotros?. 

La primera cuenta la leyenda que cuando metieron a Jesús al sepulcro, había un conejo escondido que muy asustado veía cómo toda la gente lloraba por su muerte. Pero cuando el conejito descubrió que Jesús salía de la cueva ¡más vivo que nunca!, comprendió que tenía que avisar al mundo. Pero como los conejos no pueden hablar, se le ocurrió llevar a la gente huevos pintados; así ellos entenderían el mensaje de vida y alegría. Desde entonces, el conejo sale cada Domingo de Pascua a dejar huevos de colores en todas las casas para recordar al mundo que Jesús resucitó y que hay que vivir alegres.

Y la segunda, la leyenda que le contaba su abuela a nuestra profe, ...
Cuenta la leyenda que en un país no muy lejano había un rey muy avaricioso y tacaño que solicitó a su mago del palacio que le entregara una gallina que pusiera  huevos de oro. El mago así lo hizo. Cuando en el palacio había alguna visita, el rey mandaba esconder la gallina, para no compartir su tesoro. Pero un buen día, cuando el rey mandó intercambiar la gallina dorada por otra, algo pasó... En la jaula solo había un pequeño conejo blanco. El rey se enfadó mucho y abandonó al conejo en el bosque. Al volver al palacio, mandó llamar al mago y le castigó por su falta. El mago en su defensa contestó que había escondido la gallina dorada convirtiéndola en conejo.... Desde ese día, se dice que un conejo cada Domingo de Pascua deja huevos de colores en todas las casas y jardines  Y que de vez en cuando hay niños que encuentran algún huevo de oro.

Después de escuchar el cuento nos pusimos muy contentos, porque imaginamos que el conejo nos había dejado huevos en nuestra clase. Así que nos pusimos a buscar... La profe nos dijo que todos los años busca un huevo de oro, pero que nunca ha encontrado ninguno. 

Empezó la búsqueda... pero para quedarnos con un huevo, deberíamos compartir. Es decir, que cada uno deberíamos buscar muchos huevos, pero solo podríamos quedarnos con uno. Así nos ayudaríamos unos a otros. ¡Qué divertido!


Hemos regresado de nuestras vacaciones de Semana Santa, con muchas ganas de irnos de viaje con Moli. Todos hemos coincidido al pensar que han sido unas vacaciones pasadas por agua, y que casi no hemos podido disfrutar de la calle y del parque. Nos hemos asustado un poco al saber que muchos ríos se han desbordado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario