¡Bienvenidos!

¡Bienvenidos al blog de la clase de 4 años B CEIP Miguel Hernández de Laguna de Duero (Valladolid)!
Aquí podréis informaros y pasarlo muy bien con todo lo que hacemos en nuestro clase: actividades, juegos, fiestas, excursiones....

jueves, 16 de enero de 2014

LAS MOMIAS

Ha llegado el momento de hablar de las MOMIAS. Y al acercarnos a la sala de audiovisuales para investigar en la pizarra digital, nos hemos encontrado con una sorpresa.

Todo estaba a oscuro, y en el centro del aula, tumbado en el suelo había un...

SARCÓFAGO


La capitana "faraona" del día no se atrevía a abrir el sarcófago sola, así que pidió ayuda a la sacerdotisa Elena.


Ay, ay ay, la momia ha desaparecido...

Entonces...¿Dónde está la momia?

Estará en nuestra clase, estará en el colegio, ...¡Qué nervios!

Bueno después de tanta emoción, teníamos que investigar sobre la MOMIFICACIÓN. Y la verdad, que ver a las momias de verdad...no nos ha gustado tanto.

Los antiguos egipcios creían en la vida después de la muerte. Pensaban que el alma del difunto viajaba hacia el Más Allá. Cuando una persona moría en el Antiguo Egipto, su cuerpo se conservaba mediante el proceso de momificación. 

Pero sólo los egipcios más ricos, además del faraón y su familia, podían encargar su momificación, ya que era muy costosa. 

Todo este proceso duraba 70 días.





ANUBIS, DIOS DE LOS EMBALSAMIENTOS


¿Cómo se llevaba a cabo el proceso de momificación?

Dos o tres días después de la muerte, el cuerpo era llevado a los embalsamadores, quienes trabajaban a orillas del Nilo, ya que necesitan agua en abundancia. 

Se colocaba al difunto sobre una mesa de piedra o de madera, e incluso de alabastro, cuyas patas y su decoración tomaban la forma de león. También se empleaban otras más pequeñas para depositar los órganos del difunto.


Se lavaba el cuerpo y se procedía a la extracción del cerebro. 

A continuación, los órganos internos: el estómago, los intestinos, los pulmones y el hígado. 

Los envolvían en un paño de lino y se introducían dentro de los cuatro vasos canopos bajo la protección de cuatro dioses especiales, llamados “hijos de Horus”, representados en las tapas de estos vasos: 



                                      Chacal              Halcón                 Mono           Apariencia humana
                                    (estómago)        (intestinos)          (pulmones)          (hígado)


Rápidamente, como sabemos tantas cosas del cuerpo humano, preguntamos a la profe:
 ¿y el corazón?. 
El corazón se dejaba dentro porque no debía separarse de su cuerpo, pues era el lugar donde residían los sentimientos, la conciencia y la vida. 

A continuación se cubría el cuerpo con natrón, una sal que lo desecaba. Este tratamiento duraba entre 35 y 40 días, de forma que el cuerpo totalmente deshidratado ya no se descomponía. 

Se rellenaba utilizando limo o serrín procedentes del Nilo o especias.

 Después se cosía, y a veces, lo cerraban con lino, una placa de cera o tratándose de un rey, con una chapa de oro. 

Se lavaba con agua del Nilo y se ungía con bálsamos aromáticos. 

Una vez realizados todos los pasos que hemos visto, el cuerpo se envolvía en vendas de lino impregnadas a veces en resina, mediante un ritual muy estricto. 


Mientras se realizaba este proceso un sacerdote que portaba una máscara del dios Anubis recitaba  fórmulas de encantamiento.

Comenzaban vendando los dedos uno por uno, las extremidades y por último el resto del cuerpo. Los brazos podían ponerse estirados a lo largo del cuerpo, o se cruzaban en el pecho en posición osiriaca. Se terminaba con la cabeza.

Entre los vendajes se introducían amuletos y tiras de lino que recogían textos del Libro de los Muertos. 


A veces se envolvía el cuerpo ya vendado con un sudario (sábana) y se cubría con una red de cuentas de loza desde los hombros hasta los tobillos. 

La cabeza de la momia se cubría por una máscara pintada, y en el caso de momias reales, la máscara funeraria podía ser de oro, como la encontrada en la momia de Tutankhamon.


Finalmente, la momia se introducía en uno o varios sarcófagos (encajados uno de dentro de otros) y se entregaba a la familia para comenzar con los ritos funerarios.


Aquí podéis recordar el proceso:




1 comentario:

  1. Ay Ay Ay... hasta por la noche seguía pensando en la momia... "mamá ¿y si viene?...

    ResponderEliminar