¡Bienvenidos!

¡Bienvenidos al blog de la clase de 4 años B CEIP Miguel Hernández de Laguna de Duero (Valladolid)!
Aquí podréis informaros y pasarlo muy bien con todo lo que hacemos en nuestro clase: actividades, juegos, fiestas, excursiones....

jueves, 13 de marzo de 2014

CEREMONIA DEL HOMENAJE

Al llegar a clase esta mañana, el aula estaba convertida en un verdadero salón de ceremonias. Todos impacientes, preguntábamos a la profe que era todo esa decoración. Rápidamente recordamos que hoy era el día de  la CEREMONIA DEL HOMENAJE.


El ritual de la ceremonia de homenaje e investidura por la que se establecía un vasallaje se realizaba en un lugar específico del castillo llamado la “TORRE DEL HOMENAJE". Así que imaginamos que nuestra clase era la gran torre de un bonito castillo.

El Homenaje en la edad media fue la ceremonia en la que un vasallo se comprometía a jurar lealtad a su señor feudal, recibiendo a cambio un título simbólico a su nueva posición (investidura). 

El noble, el homenajeado juraba lealtad a su señor feudal, convirtiéndose en su vasallo, “su hombre”; por el cual debía cumplir con la renta, obligaciones y servicio.

Un segundo acto sigue inmediatamente al homenaje EL JURAMENTO DE FIDELIDAD, prestado sobre un objeto sagrado (libros o reliquias sagradas). 



 



Sin armas, ni cinturón, ni caperuza..el noble se inclina o arrodilla frente a su señor, su rey.

Pone sus manos juntas entre las del señor (posición orante), que las cierra sobre ellas en señal de consentimiento y toma de posesión.





-¿Queréis ser mi hombre?

-Lo quiero
decía “Je deviens votre homme

-Os recibo como mi hombre

-Os prometo ser fiel.

El señor cerraba las manos sobre las de su vasallo en señal de aceptación y en algunas ocasiones se daban un beso para concretar la ceremonia.

Ambos intercambian un beso en la boca o uno de ellos lo da al otro. Es signo de paz, amistad y de fidelidad mutua. No era indispensable.

Inicialmente se formalizaba con la entrega de una espada, luego se hacía con la entrega de la tierra y, posteriormente, se hacía con la redacción de un documento de reconocimiento feudal, por medio del cual el vasallo reconocía como señor a su señor feudal.






El elemento real del contrato del vasallo era el bien o feudo y generalmente una señoría rural, concedido por el señor feudal. 

Una vez terminada la ceremonia, recordamos a las nuevos vasallos, que el incumplimiento implicará el despojo de su feudo. 

Y recordamos también a los reyes que su incumplimiento traería como consecuencia la desnaturalización del vasallo, que podía abandonar a su señor y procurarse otro mejor.

Mañana no sabemos que sorpresas nos esperan; pero lo que sí que sabemos es que nuestro RINCÓN DE ARTÍSTAS está lleno de bonitos torreones:


No hay comentarios:

Publicar un comentario