¡Bienvenidos!

¡Bienvenidos al blog de la clase de 4 años B CEIP Miguel Hernández de Laguna de Duero (Valladolid)!
Aquí podréis informaros y pasarlo muy bien con todo lo que hacemos en nuestro clase: actividades, juegos, fiestas, excursiones....

miércoles, 9 de diciembre de 2015

EGIPTO: MOMIFICACIÓN

Los antiguos egipcios creían en la vida después de la muerte. Pensaban que el alma del difunto viajaba hacia el Más Allá. Cuando una persona moría en el Antiguo Egipto, su cuerpo se conservaba mediante el proceso de momificación. Pero sólo los egipcios más ricos, además del faraón y su familia, podían encargar su momificación, ya que era muy costosa. Todo este proceso duraba 70 días.

Resultado de imagen de MOMIFICACIÓN

¿Cómo se llevaba a cabo el proceso de momificación?


Dos o tres días después de la muerte, el cuerpo era llevado a los embalsamadores, quienes trabajaban a orillas del Nilo, ya que necesitan agua en abundancia. 

Se colocaba al difunto sobre una mesa de piedra o de madera, e incluso de alabastro, cuyas patas y su decoración tomaban la forma de león. También se empleaban otras más pequeñas para depositar los órganos del difunto.



Mesa de embalsamar para el tratamiento de los órganos


Se lavaba el cuerpo y se procedía a la extracción del cerebro. 

Resultado de imagen de MOMIFICACIÓN MESA
Herramientas empleadas en la extracción de los órganos del difunto



A continuación, los órganos internos: el estómago, los intestinos, los pulmones y el hígado. 

Los envolvían en un paño de lino y se introducían dentro de los cuatro vasos canopos bajo la protección de cuatro dioses especiales, llamados “hijos de Horus”, representados en las tapas de estos vasos: 
Duamutef, de chacal (estómago).
Qebehsenuf, de halcón (intestinos).
 Hapy, de mono (pulmones).
Amset, de apariencia humana (hígado).

Resultado de imagen de MOMIFICACIÓN


El corazón se dejaba dentro porque no debía separarse de su cuerpo, pues era el lugar donde residían los sentimientos, la conciencia y la vida. Aunque también podía ser sustituido por un escarabeo-corazón.

A continuación se cubría el cuerpo con natrón, una sal que lo desecaba. Este tratamiento duraba entre 35 y 40 días, de forma que el cuerpo totalmente deshidratado ya no se descomponía. 

Se rellenaba utilizando limo o serrín procedentes del Nilo o especias.

 Después se cosía, y a veces, lo cerraban con lino, una placa de cera o tratándose de un rey, con una chapa de oro. 

Se lavaba con agua del Nilo y se ungía con bálsamos aromáticos. Y ya se podía vestir al difunto.

Una vez realizados todos los pasos que hemos visto, el cuerpo se envolvía en vendas de lino impregnadas a veces en resina, mediante un ritual muy estricto. Mientras se realizaba este proceso un sacerdote que portaba una máscara del dios Anubis recitaba las fórmulas de encantamiento correspondientes.

Máscara de Anubis que portaba el embalsamador

"Te ponemos el perfume del Este, para hacer perfecto tu olor y poder seguir el olfato de Dios"
"Te traemos los líquidos que vienen de Ra, para hacer perfecto tu olor en la Sala del Juicio Final"

Comenzaban vendando los dedos uno por uno, las extremidades y por último el resto del cuerpo. Los brazos podían ponerse estirados a lo largo del cuerpo, o se cruzaban en el pecho en posición osiriaca. Se terminaba con la cabeza.

Entre los vendajes se introducían amuletos y tiras de lino que recogían textos del Libro de los Muertos. 

A veces se envolvía el cuerpo ya vendado con un sudario (sábana) y se cubría con una red de cuentas de loza desde los hombros hasta los tobillos. 

Sobre el pecho se podían colocar un escarabeo alado y las imágenes de los cuatro hijos de Horus, los dioses protectores de los órganos internos.

El cuerpo quedaba de este modo protegido:
"Saludos Osiris, que el ojo de Horus florezca en ti y en tu corazón siempre"


La cabeza de la momia se cubría por una máscara pintada, y en el caso de momias reales, la máscara funeraria podía ser de oro, como la encontrada en la momia de Tutankhamon.

Finalmente, la momia se introducía en uno o varios sarcófagos (encajados uno de dentro de otros) y se entregaba a la familia para comenzar con los ritos funerarios.






Hemos aprendido muchas cosas, y a algunos no nos ha gustado mucho ver  momias

Lo que si nos ha gustado mucho es momificar a nuestro pequeño faraón, aunque estábamos un poco tristes por su muerte...



Vika e Itziar lavan el cuerpo

 

A Iker le toca extraer el cerebro


El siguiente paso era extraer los órganos internos: el estómago, los intestinos, los pulmones y el hígado. Y después envolverlos en un paño de lino e introducirlo dentro de los cuatro vasos canopos bajo la protección de cuatro dioses especiales, llamados “hijos de Horus”, representados en las tapas de estos vasos: 

 Así Jairo extrae los pulmones y los introduce en el vaso canopo del mono




 Irene extrae el hígado, y lo introduce en el vaso canopo con cabeza humana



 Hugo  el estómago...




Roberto extrae los intestinos, que introduce en el halcón



Una vez extraídos sus órganos, era el turno de nuestra capitana. 
Itziar rellena el cuerpo


Natalia lo cubre de sal




Ahora todos juntos contamos hasta 40 (simulando los 40 días que tenía que estar con el natrón)

Lara vuelve a lavar el cuerpo con agua del Nilo y lo unge con bálsamos aromáticos. 


Era el momento de empezar a vendar...

Omar empieza por los dedos de las manos


Ainhoa sigue por las extremidades



y por último la cabeza


Ya tenemos a nuestro pequeño faraón momificado!!!



No podíamos dejar a nuestra momia sin amuletos, así que:

 Itziar ha sido la encargado de esconder entre sus vendas el escarabajo


Adrián coloca en su pecho la llave de la vida


y Saúl Anubis termina el rito funerario, colocando en nuestra momia el ojo de Horus.


Finalmente introducimos la momia en un sarcófago.



Y con mucha tristeza caminamos por el colegio llorando. Estábamos de luto...




1 comentario:

  1. Que manera más divertida de aprender!!lo que para ellos es sólo un juego...y en realidad lo que hacen es aprender!!

    ResponderEliminar