¡Bienvenidos!

¡Bienvenidos al blog de la clase de 4 años A CEIP Miguel Hernández de Laguna de Duero (Valladolid)!
Aquí podréis informaros y pasarlo muy bien con todo lo que hacemos en nuestro clase: actividades, juegos, fiestas, excursiones....

miércoles, 26 de abril de 2017

SOMOS POETAS: JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

Estos días hemos conocido a JUAN RAMÓN JIMÉNEZ.

Resultado de imagen de juan ramon jimenez para niños

Resultado de imagen de juan ramon jimenez para niños

La profe nos ha leído una adaptación de su obra "Platero y yo", contada por Concha López Narváez (Anaya).


Nos ha parecido un libro precioso, adaptado con muchísima sensibilidad por Concha López. Nos ha gustado muchísimo, los momentos alegres nos han llegado al alma y los momentos tristes nos han emocionado mucho.

Juan Ramón Jiménez y su burro Platero vivían en Moguer (Huelva). Juan Ramón pasaba todo el día con Platero en el campo y como era poeta nos va contando todo lo que hacían. La historia es muy alegre y triste a la vez.

Juan Ramón decía que su burrito era:


"Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón; que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.
Lo dejo suelto, y se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas… Lo llamo dulcemente: “¿Platero?”, y viene a mí con un trotecillo alegre que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal…
Come cuanto le doy. Le gustan las naranjas mandarinas, las uvas moscateles, todas de ámbar, los higos morados, con su cristalina gotita de miel…
Es tierno y mimoso igual que un niño, que una niña…; pero fuerte y seco por dentro, como de piedra. Cuando paso sobre él, los domingos, por las últimas callejas del pueblo, los hombres del campo, vestidos de limpio y despaciosos, se quedan mirándolo:
- Tiene acero-dicen.
Acero. Acero y plata de luna, al mismo tiempo."

Juan Ramón Jiménez, Platero y yo





El poema que estamos aprendiendo de Juan Ramón Jiménez nos incita a jugar con las pompas de jabón y contemplar sus destellos de colores cuando las atraviesa la luz. Este poema está incluido en su obra "Canción". 

Con la primavera
mis sueños se llenan
de rosas, lo mismo
que las escaleras
orilla del río.

Con la primavera
mis rosas se llenan
de pompas, lo mismo
que las torrenteras
orilla del río.

Con la primavera
mis pompas se llenan
de risas, lo mismo
que las ventoleras
orilla del río.


Nos está pareciendo un poco difícil...


No hay comentarios:

Publicar un comentario